• de
  • eu
  • en
  • nl
  • fr
  • es
  • pl
  • ch
  • ru
Fachkunden-Login

Proteger en caso de incendio

Para que se pueda producir un incendio es necesario que haya combustible, oxígeno y energía térmica. Si sólo uno de estos componentes falta el incendio se apaga. La mayoría de los procedimientos de extinción se basan en eliminar de la ecuación la energía térmica o el oxígeno.

Hay fuego, ¿qué hay que hacer?

El objetivo cuando se lucha contra un incendio es siempre minimizar los daños personales y materiales. De ahí, que por una parte, sea importante que las medidas de lucha se inicien lo más rápidamente posible una vez se haya detectado un incendio. Y por otra, que la técnica de extinción utilizada debería causar el menor daño posible.

Daños causados por agua

Las características del agua como agente extintor son excepcionales, ya que su elevada capacidad de absorción de calor le sustrae al fuego la energía térmica que precisa. La contrapartida es que los edificios y las instalaciones pueden resultar dañados por el agua empleada en la extinción. Por eso cuando los requisitos de disponibilidad de mercancía son muy altos, o puedan resultar afectados valores irreemplazables, el agua no es el medio de extinción más adecuado.

 

Medios de extinción gaseosos: sin daños y sin residuos

La extinción por gas es la solución óptima para la protección de áreas importantes de las empresas, ya que este medio de extinción no causa daños adicionales. La extinción no deja resto alguno, de forma que p. ej., el funcionamiento de las instalaciones técnicas no se ve afectado ni se pierden bienes valiosos (arte, documentos, películas).

¿Tiene alguna consulta?
Estamos a su disposición.

WAGNER Group GmbH

Tel. +49 511 97383 0

info@wagner-es.com